La Obesidad una Enfermedad Frecuente en los Gatos

Los felinos presentan particularidades nutricionales distintas a las de otras especies, han sido históricamente carnívoros nutriéndose fundamentalmente de proteínas y tejidos animales.

Este aspecto es de esencial importancia, debido a que hay gatos que conviven con caninos y algunos propietarios tratan y alimentan a sus gatos como si fueran perros de tamaño pequeño, cuando en realidad son especies muy diferentes en cuanto a su fisiología y nutrición.

En la actualidad, la obesidad es el trastorno nutricional más importante en los animales de compañía. Esta se define como la condición en la cual el balance energético es positivo y hay un exceso de tejido adiposo. La obesidad es considerada una enfermedad, su presentación ha tenido un aumento en los últimos años, así en Estados Unidos una incidencia de 9% (1990) y de un 25 a 40% (2000).

El aumento creciente en la tenencia de gatos como mascotas, sumado a la preferencia de propietarios por vivir en departamentos, los ha llevado a vivir en espacios cada vez más reducidos provocando la disminución de su actividad física. Por otro lado, el estilo de vida de los propietarios es cada vez más intenso, no disponen del tiempo necesario para jugar con sus mascotas ni para suministrar las raciones necesarias para su alimentación.

Esto puede generar ansiedad en los gatos, mientras los dueños por su parte tienden a compensar la falta de tiempo entregando más comida o golosinas. Al igual que en humanos, en gatos también existe un mayor riesgo de presentar enfermedades crónicas junto con el aumento excesivo de peso.

Entre estas se encuentran: diabetes mellitus, problemas locomotores como artritis, compromiso de funciones cardíaca e inmunitaria, enfermedades de piel y aumento en el riesgo de muerte prematura. A esto se le suma un mayor riesgo quirúrgico y anestésico. Además estas mascotas pueden verse imposibilitados de realizar actividades como subir a puntos altos para observar su territorio, dificultades para asearse y también tener algunas limitaciones en su comportamiento.

Existen factores de riesgo de la obesidad como lo son la esterilización sin un manejo apropiado de la alimentación, hábitat, estilo de vida, influencias externas en la ingestión de comida, presencia de perros y niños en la casa. La cantidad de comida que necesitan consumir los gatos, en la actualidad, es variable entre gatos del mismo peso, debido a los diferentes requerimientos metabólicos y diferencias en los niveles de actividad. El rótulo del envase solo constituye una guía, por lo que la cantidad de alimento entregado debe ser evaluado de manera individual.

Los gatos que mantienen un buen en estado físico pueden ser alimentados a libre disposición, en la cual la comida seca está disponible a toda hora. Si el gato tiende a la obesidad, el alimento no debe ser dejado a libre disposición e incluso la comida seca no debe ser dejada en el plato por más de 15 -20 minutos, 2 a 3 veces al día. La alimentación de acceso libre a comida, resulta útil en gatos que tienen autocontrol y no comen más que lo necesario, pero hay animales para los que la alimentación resulta ser una de las principales actividades.

La vivienda de un gato no debería tener menos de 15 m2, aunque más decisiva que la superficie es, sin embargo, la estructura de la vivienda: los gatos viven en la tercera dimensión. Se recomienda acondicionar la vivienda con colchonetas y lugares para dormir, también que posean puntos de observación y agujeros a diferentes alturas, alcanzables a partir de distintos puntos de salto o por medio de escalas, los cuales aumenta el espacio de movilidad y ofrece posibilidades para esconderse o retirarse, algo muy importante cuando se tienen dos o más gatos.

El juego forma parte del comportamiento normal de los gatos, el cual se mantiene durante toda la vida de ellos. Esto debe ser estimulado permanentemente por su dueños y así podemos prevenir la presentación de la obesidad. El diagnóstico de obesidad en animales de compañía siempre debería incluir un examen médico veterinario para detectar la presencia de eventuales patologías. Existe un método fácil de realizar, que consiste en la inspección visual del animal, utilizando como referencia un sistema de puntuación según el estado corporal. Este incluye la medición de ciertas áreas del cuerpo. La pérdida de la cintura a causa del exceso de grasa entre los músculos de la pared abdominal, así como la presencia de un abdomen en péndulo, indican un exceso de grasa corporal.

El manejo de los pacientes obesos se basa en entregar información al dueño acerca de lo que significa que su gato esté con obesidad junto con las consecuencias que se pueden generar si no se previene, maneja o controla. Sumado a la anterior se deben entregar las indicaciones sobre el tipo de alimento y frecuencia de alimentación. En el tratamiento y manejo de la obesidad se conjugan la alimentación específica y además la actividad física de los gatos.

El ejercicio es la única forma de aumentar el gasto de energía, este también beneficia a los pacientes obesos porque merma la pérdida de masa magra corporal y mantiene o mejora los requerimientos de mantención. La mayoría de los gatos sometidos una dieta estricta no bajan de peso si no realizan ejercicios. El ejercicio debe comenzar gradualmente en intensidades tolerables para el paciente, en especial si tiene alguna enfermedad osteoarticular o cardiaca. Inicialmente, se recomienda realizar secciones cortas de 2 a 3 minutos, lo cual permite que el gato se acostumbre a la actividad y que el dueño no realice un gran esfuerzo. Idealmente se plantean programas que impliquen ejercicios de unos 20 minutos en forma continua, unas 4 a 6 veces por día.

Existen lugares especializados para poder realizar estos programas de ejercicios, lo cual les facilita el manejo y disminuye el tiempo que su dueño debe invertir en la terapia. En estos espacios se realizan juegos supervisados por una persona que trabaja con cuerdas, pelotas y "ratones" de laser.

Es importante recordar que la disminución de peso debe ser gradual por el riesgo de desarrollar lipidosis hepática. Se recomienda que la baja de peso sea de un 1% de peso semanalmente.

Finalmente señalar que el manejo preventivo y educación de los clientes es fundamental para la evitar presentación de obesidad en los gatos.

"La salud de su gato es nuestra preocupación"

Contáctenos ahora para programar una cita

Ubicación

Centro de Referencia Médico Felino
Av. Tobalaba 1815 - Providencia - Santiago
Metro Bilbao
Estacionamiento para Clientes

Horario de Atención

Lun - Sab 9:00 am a 21:00 pm
Domingos 9:00 am a 15:00 pm
Festivos 9:00 am a 15:00 pm

Consultas y Reservas

227235322

Redes Sociales