Temas

Lipidosis Hepática Felina

Enfermedad multifactorial, ya que uno o más factores pueden desencadenarla. Factores como la obesidad, el estrés, los períodos de anorexia prolongada, así como también cualquier patología concomitante.

La lipidosis hepática es una enfermedad que afecta a gatos, por lo general con sobrepeso u obesos, después de un período severo de estrés y/o anorexia, los cuales provocan una carencia importante de carbohidratos y proteínas, lo que produce una lipólisis exacerbada, que moviliza grasas al tejido hepático y es almacenada por los hepatocitos. Por consecuencia de la falta de proteínas, estas grasas no podrán ser exportadas fuera del hígado, y se produce el conocido “síndrome de hígado graso felino” o lipidosis hepática felina.

La lipidosis es una enfermedad multifactorial, ya que uno o más factores pueden desencadenarla. Dentro de los factores predisponentes se encuentra la obesidad, el estrés, los períodos de anorexia prolongada, así como también cualquier patología concomitante.

La signología clínica es variada e incluye signos como depresión, deshidratación, inapetencia con una baja importante de peso, vómitos, ictericia y signos de encefalopatía hepática como letargia, cambios de conducta, demencia, ptialismo, convulsiones, estupor, entre otros.

El diagnóstico se hace a través de la anamnesis y examen clínico, en complemento con hemograma, perfil bioquímico, ecografía abdominal, citología e histopatología del hígado.

El tratamiento consta de fluidoterapia, alimentación (a través de una sonda de alimentación), antibióticos y tratamiento sintomático.

El pronóstico de esta patología varía de reservado a desfavorable, dependiendo de qué tan grave sea la lipidosis y si se ha desarrollado insuficiencia hepática.

Equipo Médico
Centro de Referencia Médico Felino Moggie Cat´s
contacto@medicinafelina.cl