Temas

Pancreatitis Felina

La pancreatitis parece ser una enfermedad común en los gatos. Sin embargo, sigue siendo difícil establecer el diagnóstico clínico. Los médicos deben utilizar un conjunto de herramientas para llegar al diagnóstico, tales como signos clínicos, medición sérica de lipasa pancreática inmunoreactiva felina (fPLI), y tener presente los posibles cambios ecográficos en el páncreas.

Se han descrito dos formas principales de pancreatitis felina: la pancreatitis aguda que se subdivide en pancreatitis aguda supurativa (que se caracteriza por una inflamación neutrofílica) y pancreatitis aguda necrotizante (se caracteriza por presentar necrosis grasa peripancreática); y la pancreatitis no supurativa crónica que se caracteriza por la infiltración de células inmunes como linfocitos y plasmocitos.

Los signos clínicos más frecuentes en los gatos con pancreatitis son la anorexia y la letargia. También se puede observar, con menor frecuencia, signos gastrointestinales como vómitos y diarrea. Se debe tener en cuenta que los gatos con pancreatitis severa pueden estar en situación crítica.

De manera concomitante, los felinos afectados por pancreatitis tienden a tener mayor predisposición a desarrollar patologías inflamatorias hepáticas e intestinales, ya sea por cercanía anatómica o por afección del conducto común que desemboca en el duodeno.

Para un diagnóstico certero, la inmunorreactividad frente a la lipasa pancreática felina (fPLI) parece ser en la actualidad la prueba más útil para el diagnóstico de pancreatitis felina, ya que permite medir de manera específica la concentración sérica de lipasa pancreática felina y, por consiguiente, es específico para la enfermedad pancreática. Para el diagnóstico aún más definitivo de pancreatitis, así como para distinguir la pancreatitis aguda de la crónica, es necesario realizar un examen histopatológico del páncreas.

No existe un tratamiento específico, sino más bien tratar los signos que se presentan y cabe destacar que los cuidados y manejos clínicos intrahospitalarios, son cruciales para mejorar el pronóstico de la patología. Las recomendaciones generales se centran principalmente en tres aspectos: la nutrición y el tratamiento antiemético, la corrección de fluidos y desequilibrios electrolitos, y por último la analgesia.

Equipo Médico
Centro de Referencia Médico Felino Moggie Cat´s
contacto@medicinafelina.cl